Paloma del Cerro: Libre demanda , nomadismo y música medicina

Compositora, cantante y productora del proyecto Paloma del Cerro e investigadora social. Desde el 2010 trabaja con el canto como sanación, llevando conciertos y talleres por Latinoamérica, Argentina, Ecuador, Perú, Brasil, Chile, Uruguay y México. 

Tengo el gusto de iniciar esta sección de conversaciones con Paloma, una mujer maravillosa que conocí en Argentina en el año 2016 y con quién aprendí acerca del canto como medicina. ¡Te dejo el detalle de los temas que hablamos por si quieres ir directamente a escuchar alguno en particular!

00:30 Paloma en la actualidad
01:55 Lo sagrado en lo cotidiano
02:30 Maternidad y parir casa
04:15 Hábitos, teta y libre demanda
05:50 Criar en Tribu
08:05 Reconexión con los ciclos naturales
09:03 Ser nómade, fluir y ser en libertad
09:45 Astrología y confianza en el Universo
11:50 ¿Cómo traemos hijxs al mundo?
12:30 Importancia de cultivar – volver a la tierra

LA CONVERSACIÓN EN TEXTO

M: Lo primero que te voy a preguntar es cómo te defines hoy, Paloma del Cerro hoy, Junio 2020, en esta nueva etapa siendo mamá y teniendo ya un tercer disco. ¿Cómo te definirías a ti y a lo que te dedicas?

P: Me definiría mamífera, creadora, multifacética. Creo que estos tiempos nos convidan a –y siendo mamá uno lo ve más de cerca ¿no?- la presencia plena. Estando bien atentos a las señales que nos van llegando.

M: Y desde esa presencia plena  y atención constante, ¿Cómo sientes que se ha unido su creatividad, tu feminidad y la conexión con la madre tierra que está tan presente en tus creaciones? ¿De qué formas está apareciendo lo sagrado en tu vida?

P: Muy interesante esa pregunta porque cuando sentí el llamado de ser mamá, primero no lo había tomado como tal hasta que una astróloga me preguntó si yo en algún momento pensaba ser mamá. Y cuando me hizo esa pregunta se me abrió todo un campo y se empezó a manifestar en ceremonias, en rezos, en sueños. La concepción fue maravillosa, fui siguiendo mi ciclo menstrual, sabía cuando podía quedar embarazada y así fue. Y el parto una delicia, parir en casa, con parteras tradicionales mexicanas: espacio, paciencia y tiempo. Hoy en día también, como amamantar, que hermoso que es, qué momentos… Y conectada con eso, creo que la mayor creación que estoy haciendo ahora es mi bebé, mi hija.

M: ¿En qué momentos en el día, o de que formas si las tienes, hay rutinas, hábitos o momentos en particular que tengas, no sólo con tu hija, con el hecho de estar viviendo tan intensamente y conectada con ella, sino también contigo como a nivel personal? ¿Tienes ciertos hábitos durante el día que te mantienen conectada a lo que sigues haciendo, por ejemplo en tu taller de canto-medicina? ¿O sigues produciendo? ¿O netamente estás en la maternidad? Desde ese lugar, ¿Cuáles son tus rutinas? Si las tienes.

P: La verdad es que empecé a dar clases y también estoy estudiando Astrología. Sigo vocalizando, ahora empiezo a ensayar (que tengo algunos lives) y también acá como se movió un poco la cuarentena y ya podemos salir un poquito más, creo que se van a reactivar los ensayos. Pero fue muy interesante estos tiempos de cuarentena porque como que de alguna manera, salvo las clases, solté todo. Salvo vocalizar en casa y tocar la guitarra de forma más informal, por así decirlo. Pero no, teta, teta, teta, teta, libre demanda. Extraño mucho hacer yoga, por ejemplo, que era como una rutina que tenía conmigo misma. Y ahora Uma empezó a caminar y también, hay que estar atrás de ella todo el tiempo, jaja. Y bueno, la verdad es que no tenemos a los abuelos cerca, un abuelito nomás. Entonces, no hay mucha multitud. Salvo criar en tribu, tenemos acá cuatro amigas que fueron mamás este año pasado. Y bueno, y ahí, disfrutando este momento que es único e irrepetible, después crecen y ya es otra cosa.

M: Que lindo eso de criar en tribu y de que estés acompañada de otras mamás en este momento. Me gustaría que me cuentes un poco si quieres cómo ha sido esta vida que has elegido desde el momento que la elegiste: hacer música y seguir este camino del corazón. ¿Cómo es vivir una vida haciendo realmente lo que sientes? Lo sagrado en lo cotidiano, con la espiritualidad, lo chamánico. ¿Por qué seguir estos caminos a este mundo de la reconexión contigo misma? ¿Has encontrado de alguna forma que has modificado tu hábitat, entendiéndolo a nivel personal digamos?

P: Bueno, creo que si uno se conecta con los ciclos, como mujeres, es muy poderoso. Entonces creo que ahí, en esa reconexión hay mucho saber, mucha magia. Creo que ya con todo esto se puso en jaque que como estamos viviendo, no es normal. El otro día me decía “no estudie en el momento que había que estudiar”, cuando termine la secundaria me tome un arito para saber que quería hacer. Luego no tuve hijos cuando todos dicen que hay que tener hijos, ¿no?, 28, 30 años, sino que me demoré unos 7 años más. Y también me dediqué a ser nómade, a no aferrarse a un lugar, una casa. Sino más bien poder fluir, poder viajar, pasear conocer.  Y por ahí eso, para una mente más… no sé, es como “¿Estás loca? Yo ni loco dejo mi mesita de luz que me regaló mi abuelo” jaja, por decir una cosa así ¿no? Y creo que la libertad es algo que es muy valioso, si bien no somos libres porque estamos atados a la energía de las estrellas, viene la luna llena y nos moviliza, hay un tejido escrito. Pero bueno, siento que cuanto más uno hacia adentro va y más confianza tiene, más el universo responde.

M: Desde esa vida nómade y libre, con otra mentalidad más abierta, ahora al estar viviendo junto a una nueva vida, que es la de tu hija y tu nueva etapa de adentrarte en nuevos conocimientos como la astrología, ¿Que sientes que podemos hacer para generar nuevas formas de habitar el mundo sin ser el centro de él? Sobre todo después de esta pandemia, en que esto se hizo evidente. ¿Qué podemos hacer los creativos, mujeres, para generar una forma de habitar el mundo de forma más equilibradas y no seguir alimentando modelos que ya no funcionan?

P: Desde la maternidad que es así como, la magia de la vida misma ¿no?, Es cómo traemos hijos al mundo, es algo que debe toda mamá debe cuestionarse y bueno, desde ahí arrancar. Porque estoy viendo mucha intervención en el parto, en un lugar tan sagrado, tan hermoso.

Luego, creo que también lo que nos trajo es que todo ser que tenga un pedazo de tierra hay que sembrarlo. Hay que plantar árboles. Los que tienen monocultivo y millones de hectáreas, que se unan dos o tres, generemos árboles. Creo que volver a la tierra, volver a los ciclos es nuestra posible conexión. Porque ya esto está caduco…

MÁS INFO 🎵

Recibe dosis de inspiración en tu inbox todos los martes