La nueva normalidad (parte 2): Segunda entrega de la miniserie sobre ¿qué trae el solsticio de invierno en el Sur y de verano en el Norte en este 2020?

Vengo de un lugar del mundo en el que no hay estaciones y donde el 21 de Junio es una fecha comercial (el día del padre) y NO un momento de cambio de energía a nivel global, no sólo porque cambia la estación sino donde para algunos pueblos indígenas como los Mapuches, por ejemplo, inicia un nuevo año.

Los ciclos de la naturaleza son parte de la vida de todxs pero los humanos que nacimos en el trópico no experimentamos directamente los cambios en momentos particulares del año sino que por lo general el clima de nuestra ciudad es el mismo, exceptuando épocas de lluvia o de sol intenso. Para lxs topicales basta con moverse hacia el interior del país o más cerca al mar para estar en clima frío o cálido, para “cambiar” de clima.

Hago esta aclaración porque experimentar las estaciones fue mi puerta de entrada no solo a la reconexión con los ciclos de la naturaleza, las 4 estaciones, los días de mayor luz o mayor oscuridad, sino a mis propios ciclos y su complejidad.

¿Cuáles son esos ciclos que conocemos? ¿Cómo esos ciclos han estado marcados por lo que hemos heredado (a nivel familiar/social/geográfico)?

Está claro que no hay «vuelta a la normalidad.
Entonces, ¿qué viene después?

Te dejo mi mirada acerca de los ciclos y los patrones heredados. ¡Me encantaría saber qué opinas tú y cómo lo estás viviendo! Te leo en los comentarios 🙂

Un abrazo enorme 💗
Malu